.

QUIROGA, Dr. Manuel


IMPRIMIR REGRESAR
QUIROGA, Dr

Patriota quiteo nacido -segn declaracin propia- en la ciudad de La Plata, es decir Chuquisaca, hoy Sucre, capital de Bolivia.

Muy nio vino a Quito con su padre, que era Fiscal de la Real Audiencia, y pariente y corresponsal de gente muy ilustre de Espaa. Desde su poca de estudiante se granje la simpata y el respeto de los ciudadanos, entre los que se destac sobre todo por su acentuado patriotismo.

Como no naci marqus ni conde, adopt la profesin de abogado, nica que daba nombrada entonces, fuera de la eclesistica. Haba escrito un libro, cuando todava era joven, segn lo refiere Fuertes Amar, obra que fue prohibida por la iglesia, circunstancia que da una idea de su mrito (Roberto Andrade.- Historia del Ecuador, tomo I, p. 180).

Quiroga era de inquietas aspiraciones, audaz y ardiente en sus empeos, pero obstinado; incapaz de tolerar control de cualquier forma, pero abierto a la conviccin cuando la persuasin era el medio. Tena gran xito como abogado en estrados, locuaz y elocuente, pero aun ah su arrojado temperamento le puso dificultades; era frecuentemente reprendido en los tribunales y a la larga fue, no slo multado, sino suspendido en el ejercicio de su profesin de abogado (W. B. Stevenson.- Veinte aos de Residencia en Amrica).

Esta situacin despert en l un gran resentimiento hacia las autoridades espaolas, por lo que al poco tiempo empez tambin a conspirar.

Asisti a la reunin del 25 de diciembre de 1808 en la casa del Marqus de Selva Alegre, don Juan Po Montfar, en Chillo, donde empez a germinar la idea de un cambio de autoridades; pero por una indiscrecin cometida por el Crnel. Juan Salinas los conspiradores fueron descubiertos, y el 9 de marzo de 1809 fue aprehendido y encerrado en el Convento de la Merced. Poco tiempo despus fue puesto en libertad por falta de pruebas en contra de los complotados.

Convertido en uno de los pilares ms importantes del movimiento revolucionario quiteo, asisti a todas las reuniones que se celebraron en casa de doa Manuela Caizares -con quien estaba sentimentalmente relacionado-, y su participacin fue muy importante para llevar a feliz trmino la Revolucin del 10 de Agosto de 1809.

Al instaurarse la Junta Soberana de Gobierno fue nombrado Ministro de Gracia y Justicia, y como tal le correspondi dictar la proclama dirigida a todos los pueblos de americanos pidindoles su solidaridad: Pueblos de Amrica: La sacrosanta ley de Jesucristo y el Imperio de Fernando VII perseguido y desterrado de la Pennsula han sentado su augusta mansin en Quito... Pueblos del continente americano, favoreced nuestros santos designios, reunid vuestros esfuerzos al espritu que nos inspira y nos inflama. Seamos unos, seamos felices y dichosos, y conspiremos unnimemente al individuo objeto de morir por Dios, por el Rey y por la Patria (Son estos los ideales de quien busca la independencia?, definitivamente no).

Esta Junta de Gobierno tuvo muy corta duracin, pues a los pocos meses y debido a conflictos internos y diferencias ideolgicas, fue disuelta previo un acuerdo celebrado entre los conjurados y el Conde Ruiz de Castilla, quien el 4 de diciembre de ese mismo ao y nuevamente como Presidente de la Real Audiencia de Quito, haciendo tabla rasa del compromiso de no perseguir a los patriotas, orden la captura de todos quienes haban participado en la asonada del 10 de agosto.

Al instaurarse el proceso en su contra, Quiroga declar que estuvo el 9 de agosto en casa de doa Manuela para conversar con don Ramn Egas, quien por motivos familiares visitaba esa casa... que desconoca quienes haban convocado a la gente all reunida... y que haba jurado vasallaje a Fernando VII y a su Real Familia...

Estos argumentos no fueron del todo convincentes por lo que junto a los otros complotados fue encerrado en los calabozos del Cuartel Real de Lima.

Meses ms tarde, el pueblo quiteo -que cada da senta sobre sus cabezas la terrible amenaza de los ejrcitos realistas- decidi, en un alarde de verdadero valor y coraje, asaltar el cuartel para liberar a los detenidos.

Ese oscuro 2 de agosto de 1810, sus pequeas hijas fueron a visitarlo en la prisin justo en los momentos en que el pueblo iniciaba el ataque al cuartel. Al darse cuenta de lo que suceda, las tropas realistas del Crnel. Arredondo, bajo las rdenes del Crnel. Pedro Galup, entraron en los calabozos e iniciaron el Asesinato de los Patriotas Quiteos.

Manuel Rodrguez de Quiroga, acariciaba a sus dos hijas que le visitaban, mientras una negra esclava, grvida de un hijo, le abrazaba las rodillas. Un oficial llamado Jaramillo le dice a Quiroga: -Grita Viva los Limeos! Y como el patriota slo le mira a los ojos, Jaramillo, arrancando de sus brazos a las pequeas, lo destroza con su espada. Las bayonetas de cuatro soldados terminaron la obra del jefecillo asesino; una de ellas qued clavada en el vientre preado de la negra (A. Pareja Diezcanseco.- Ecuador: Historia de la Repblica, tomo I, p. 34).

Autor: Efrn Avils Pino

Miembro de la Academia Nacional de Historia del Ecuador

Consulte www.enciclopediadelecuador.com

Auspiciantes
Client Image
Client Image
Client Image
Client Image
Client Image
Client Image
Client Image