.

REVOLUCION DE LOS ESTANCOS


IMPRIMIR REGRESAR
REVOLUCION DE LOS ESTANCOS

En los primeros das de mayo de 1765, se produjo una verdadera conmocin en la capital de la Real Audiencia por cuanto se trat de aplicar la Cdula Real que ordenaba el estanco del aguardiente y la prohibicin absoluta de la destilacin particular.

Ante esta situacin y como una reaccin lgica del pueblo quiteo ante los nuevos impuestos a los vveres, los abusos cometidos por los recaudadores de impuestos, y el profundo odio que los sentan contra los Chapetones, se produjo un levantamiento popular que se inici a las primeras horas de la maana del 22 de mayo de 1765, cuando -en las esquinas, calles principales y plazas- aparecieron pegados grandes cartelones que anunciaban para las siete de la noche una airada manifestacin en contra de las autoridades espaolas, para reclamar por el monopolio estatal que se intentaba implementar a la produccin de aguardiente, y a la aduana con la que se pretenda cobrar los nuevos impuestos con que haban sido gravados los vveres.

El taido de las campanas de San Roque y de San Sebastin pereci ser la seal que llam a la reaccin. Pues en ese momento, los habitantes de esos dos importantes sectores de la ciudad confluyeron en la plaza de Santo Domingo, y desde all, al grito de Viva el Rey! Mueran los chapetones! Abajo el mal gobierno!, la marejada humana lleg hasta la casa de estancos -situada en Santa Brbara- y luego de destruirla totalmente reg el aguardiente e incendi el edificio.

Para aplacar la furia popular acudieron los jesuitas -entre ellos Juan Bautista Aguirre- quienes con gran elocuencia se hicieron or por el pueblo quiteo prometiendo que el estanco y la aduana seran abolidos, y que las autoridades perdonaran el amotinamiento.

Pero el pueblo, saboreando el triunfo obtenido, busc pretextos para continuar con los desmanes, y en la noche del 24 asalt el Palacio de la Real Audiencia de Quito. Enardecido, sin mostrar temor ante las armas de fuego, atac el edificio con decisin inalterable, y luego de vencer a ms de doscientos soldados que lo defendan, se apoder de l.

La ciudad volvi a la calma luego de que el 28 de junio capitularan las autoridades y fueran expulsados todos los espaoles solteros. Don Manuel Rubio, Decano de Oidores encargado de la Presidencia de Quito, tambin fue obligado a abandonar la ciudad.

El 17 de septiembre de ese mismo ao, una comunicacin oficial dirigida por el Virrey de Santa Fe declar el indulto general de todos los comprometidos en la revuelta. Pocos das despus y enviado por los virreyes del Per y Nueva Granada, en calidad de pacificador lleg a Quito el Gobernador de Guayaquil don Antonio Zelaya, quien cumpli a satisfaccin su cometido.

El de los Estancos fue un alzamiento de los mestizos quiteos, tal lo sostiene Gonzles Surez cuando dice la sublevacin de los barrios de Quito fue obra de la nfima plebe.

Autor: Efrn Avils Pino

Miembro de la Academia Nacional de Historia del Ecuador

Consulte www.enciclopediadelecuador.com

 

Auspiciantes
Client Image
Client Image
Client Image
Client Image
Client Image
Client Image
Client Image