.

CARANQUI, Confederacin


FOTOS IMPRIMIR REGRESAR
CARANQUI, Confederacin

Antigua confederacin indgena que estuvo formada por los Otavalos, Cayambes, Peruchos, Cochasques y Pimampiros.

La razn de la confederacin fue solamente de carcter defensivo, y cada tribu guard su total autonoma social, econmica y religiosa.

El seoro tnico de los Caranquis se extenda por el norte, hasta el ro Chota, donde se iniciaba el territorio poblado por los Pastos; hacia el oeste, inclua los pueblos de Lita y Quilca; hacia el este los de Chapi y Pimampiro; por el sur llegaba hasta la actual poblacin de San Antonio de Ibarra. El ncleo central de este cacicazgo estaba localizado cerca del pueblo de Caranqui, al sureste del lago de Yaguarcocha (L. Bentez y A. Garcs.- Culturas Ecuatorianas, p. 98).

Los descubrimientos arqueolgicos realizados en la regin demuestran que el pas Caranqui estaba en condiciones de organizar y movilizar una poderosa fuerza de trabajo basada en principios jerrquicos permanentes, solo as fue posible establecer una produccin agrcola capaz de alimentar a todo su pueblo, aprovechando inclusive tierras de difcil productividad a las que acondicionaban construyendo camellones y terrazas para el cultivo, y canales para facilitar su regado. En el sub-pramo, a partir de los 3.000 m mantenan las sementeras de papas, maz, quinua y melloco; en los valles templados entre los 2.000 y 3.000 m.) se concentraban en el cultivo del maz, el zambo, el frjol y el choclo; y los valles ubicados por debajo de los 2.000 m, en las cuencas de los ros, los dedicaban al cultivo del algodn, el aj, la coca y otros productos de climas calientes.

Pero no solo fue la agricultura la base de su alimentacin, pues en las regiones paramales -a partir de los 3.600 metros sobre el nivel del mar- se dedicaron a la cacera de animales.

Su organizacin social se bas inicialmente en los vnculos familiares. Cada familia o linaje constitua un Ayllu que se estableca en un territorio propio para producir sus recursos. Fue as que surgieron tres poderosos seoros: Caranquis, Otavalos y Cayambis, los mimos que alcanzaron un desarrollo superior que les permiti ejercer una marcada hegemona sobre otros de menor importancia. Estos tres seoros mantuvieron alianzas y acuerdos polticos en base a lo cual fortalecieron su podero, manteniendo eso si cada uno su autonoma.

Por 1487 la confederacin fue dominada por el Inca Huayna-Cpac, pero la pasividad demostrada exteriormente por ellos era slo una mscara para ocultar la rebelda de su corazn, que se negaba a ser subyugado. Una noche, mientras el Inca y sus orejones descansaban plcidamente entregados al ocio y al festn, fueron asaltados impetuosamente por los Caranquis quienes ocasionaron una terrible mortandad, poniendo en peligro inclusive la vida del mismo Inca.

Esta accin lo irrit tanto, que, repuesto de la sorpresa y asegurado que los agresores eran solamente de aquella nacin (entonces una de las ms numerosas) y que igualmente se hallaban irritadas las otras naciones por la perfidia de aquella, se resolvi al ms horrendo y memorable castigo. Desaparecieron las sublevadas tropas antes del da, retirndose a sus pases, creyendo no haber sido conocidas o imaginndose capaces de hacer en ellos una vigorosa defensa.

March ese mismo da el Inca con todo su ejrcito a aquella infeliz provincia cercana y confinante, donde pas a degello a todos los hombres capaces de coger armas, sin que pudiese escapar ninguno... Aseguran los ms que fueron 40 mil, otros que fueron 30 mil; y los que menos siguiendo a Cieza de Len slo se extienden a 20 mil. Los cadveres arrojados al inmediato lago a la capital Caranqui, tieron de tal modo sus aguas, que desde entonces quedaron con el nombre de Yaguarcocha... (Juan de Velasco.- La Historia Antigua, tomo I, p. 58).

 

Autor: Efrn Avils Pino

Miembro de la Academia Nacional de Historia del Ecuador

Consulte www.enciclopediadelecuador.com

Auspiciantes
Client Image
Client Image
Client Image
Client Image
Client Image
Client Image
Client Image